diarioPe…tras la pista de un taxi driver

Hace años por la noche  por la zona de las canteras por  la calle Sagasta solía parar el taxi unos minutos para cenar, sólo era hacer una pequeña parada sin molestar a los demás usuarios de la vía, pedía mi perrito caliente y mientras lo hacía aprovechaba e iba al servicio, todo esto era en plena calle, no había asientos, tenía que pedir de pie, no tardaba ni 10 minutos. Una noche salía del servicio y ya ni vi mi taxi donde lo había parado unos minutos…de pronto me pongo un poco nervioso al ver a lo lejos mi taxi en una grúa, pasaba un compañero y vió como la grúa arrastraba con mi taxi, menos mal que accedió a seguir a la grúa y a la altura del mercado del puerto nos pusimos a la altura de la grúa y el señor agente que nos vio, paró inmediatamente, le expliqué el motivo de seguir a la grúa y muy amablemente hizo bajar al chofer de la grúa y desenganchar el taxi, se lo agradecí que fuera tan comprensivo y son de las anécdotas que recuerdo y que puedo decir que di con un agente de la policía local que sabe escuchar y comprender al que trabaja. De todas maneras hace 20 o 30 años el comportamiento de la policía local hacia el taxi era sobresaliente, nada en comparación al de hoy en día…la policía local de hoy es un suspenso doble en todos los sentidos, te van a machacar, van a lo fácil al que trabaja, al que no le crea problemas y no lo veo nada bien. Es una injusticia y en algunos casos falta de respeto a los taxistas.