diarioPe…tras la pista de un taxi driver

Eran sobre las 2 y menos cuarto de al mediodía, voy por la zona de Vegueta, hay un poco de retención, se me sube  una señora un poco rarita  y algo loca playa ¡jajajajaja!, sin apenas poder decidir si la llevo o no, digo lo de rarita porque no paraba de hablar sola, y cantar rap. Entra en el taxi sin saludar, me dice oiga rápido llévame al edificio de la vivienda (todo esto cantando rap), le digo que me diga el nombre de la calle para ir más seguro porque el  edificio  de  la vivienda  hay varios  y si me dice la dirección exacta vamos directo.

La cliente un poco estresada me dice cosas personales de ella pero cantándolas al estilo rap, que si la hija la tiene desesperada, ha sufrido malos tratos, que si va a cerrar lo que iba a arreglar, y sobre donde iba a ir que ya no se acuerda, que vaya  donde crea que es…le comento que cerca de aquí hay uno, en el polígono de San Cristobal concretamente, me dice, venga vamos a este, ya llegando me dice que no es por aquí, que no le suena, pues le digo, pues no se entonces, será el de usos múltiples, vamos para allá y durante la carrera sigue algo estresada, y ya llegando me dice que si es, está algo nerviosa, habla sola y canta, y al ir a pagarme me dice protestando pero cantando esta vez al estilo opera “essssss muchoooooo dinerooooo looooo queeeee marcaaaa yyyyyyy queeeee noooo quiereeeee queeeeee estéeeee dandoooooleeee vueltaaaass”, ahora de verdad si pienso interiormente que esta como una loca playa total ¡jajajajaja!.

Le digo pero cantando también al estilo opera ¡jajajajaja! “esssssss looooo queeeee marcaaaaaaa eeeeeeeeelll taxímetrooooooo niiiiiiii másssssssss niiiii menoooooos”, no le he dado vueltas y he sido muy respetuoso con usted para  me digas estas tonterías, no es mi problema que  usted no me diga claramente la dirección, al final tuve que descontarle par de euros para que  no siguiera protestando, y sobre todo que dejara de cantar que por ciento lo hacía horrible jajajajaja, estaba deseando se bajara, le comento que es mi trabajo y no tengo por qué aguantar sus cantes y sus locuras de playa.