Un taxi acabo tirado la pasada madrugada en el fondo de un barranco por dos atracadores que previamente intentaron robar sin éxito al conductor en el distrito de Tamaraceite­San Lorenzo en Las Palmas de Gran Canaria. Según informa LaProvincia.es, el conductor pudo escapar sin sufrir ningún daño físico. La Policía ha conseguido identificar a uno de los ladrones tras ser reconocido por la víctima. Los dos jóvenes atracadores se subieron en la parte trasera del vehículo en torno a las 05:00 horas la madrugada del martes 21 al miércoles 22 de marzo. Después de atacar al conductor, éste salió huyendo y los atracadores se trasladaron con el taxi hasta la zona de Las Torres donde despeñaron el coche por un barranco.

Según apuntan algunos taxistas compañeros de la víctima al citado medio, uno de los dos atracadores colocó un hierro en el cuello del taxista, quien finalmente logró zafarse de ellos y salió huyendo del vehículo. Tras recibir la denuncia del conductor tanto la Policía Local como la Nacional, iniciaron la búsqueda del vehículo hasta que lo encontraron en la zona de Las Torres con importantes daños.

El botón del pánico -un mecanismo que alerta a la Policía de una situación de inseguridad- no está conectado con el centro de emergencias. Así, cuando se produce una urgencia, es la cooperativa de taxistas la que tiene que llamar a la Policía. El Ayuntamiento asegura que este año se solucionará el problema.

Esta situación fue denunciada por el secretario de UGT en la Policía Local, José Antonio Alonso, quien alertó que desde que el sistema de control de la Policía Local se trasladó al Cemelpa, en marzo de 2015, se ha perdido esta conexión.

La directora general de Seguridad del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Eulalia Guerra de Paz, reconoció que en estos momentos no existe conexión, pero indicó que este año se solucionará la situación.

El presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos del Taxi (ATAT), Francisco Reyes, resaltó la necesidad de solventar este problema porque es un mecanismo de seguridad ya que cuando se pulsa el botón del pánico se activa el posicionamiento GPS del taxi y a la Policía Local le resultaría más sencillo actuar.