Llevaba 15 meses sin pelear y estaba 12-1 abajo en las apuestas: el resonante triunfo de un cordobés en California. El argentino, con todo por ganar y poco para perder, fue de menos a más, hasta imponer su mejor y certero golpeo al cuerpo de Guerrero, quien, desconcertado, fue mermado poco a poco. El argentino David Emanuel “El Pirata” Peralta se erigió la noche de ayer como una de las mayores sorpresas del año al vencer por fallo dividido al ex campeón mundial pluma, Robert “El Fantasma” Guerrero, en lo que suponía era una pelea de rodaje para el mexico-americano. Esta era la primera vez que el gaucho combatía en territorio estadounidense y vaya que se hizo notar. “Yo era solo un conductor de taxi en Argentina, se me ofreció venir a pelear y hoy he salido victorioso, yo sabía que iba a ganar”, dijo el argentino luego de su victoria. “Él es un peleador muy fuerte pero yo asesté los golpes más duros. Quiero pelear con nombres grandes ahora, de ninguna manera me voy a retirar, estaré listo de nuevo muy pronto, esto no fue una broma, yo puedo vencer a un montón de grandes boxeadores”, comentó un emocionado David Peralta. Por su parte, Robert Guerrero, alegó un atraco en su contra. “Pienso que gané claramente, decir por parte de un juez que perdí ocho asaltos es una locura, Peralta era muy peculiar pero sentí que gané, gané los rounds en que lo boxeaba. Esto es muy decepcionante, pero voy a volver, pueden contar con eso”, declaró un frustrado Guerrero.