la banda que trucaba taxis se enfrenta a 2 años y medio de carcel

La Fiscalía de Zaragoza no tiene duda alguna de que el gerente y el empleado del taller de chapa y pintura de la Cooperativa de Autotaxis de la capital aragonesa formaban parte de una banda criminal que, junto a ocho personas más, llegaron a suprimir un millón y medio de kilómetros de los vehículos que luego revendían. Los diez procesados tendrán que sentarse en el banquillo como supuestos autores de un delito continuado de estafa y otro de pertenencia a grupo criminal por el que cada uno de ellos se enfrentan a dos años y medio de prisión que solicita el ministerio público. La mayoría de los encausados, defendidos por Carmen Sánchez, Ana Herrando y Juan Carlos Macarrón, aseguran que son inocentes. Según la acusación, tras cambiar los cuentakilómetros, vendían los turismos en páginas de internet. La organización habría estafado mucho dinero, según ha asegurado este miércoles la Policía. La investigación comenzó en marzo a partir de la denuncia interpuesta por un ciudadano que manifestó que, a través de Internet y respondiendo a un anuncio de un página web, había adquirido un vehículo con 190.000 kilómetros por 4.800 €, si bien después pudo comprobar que el coche adquirido había dejado de ser recientemente un taxi y que llevaba recorridos, en realidad, aproximadamente 400.000 kilómetros. En ese momento, y por esos hechos, se detuvo a dos personas como presuntos autores de un delito de estafa. La estafa se iniciaba adquiriendo vehículos con gran cantidad de kilómetros recorridos en poco tiempo a bajo coste, de ahí el interés de los autores en la adquisición de vehículos de taxistas. Una vez comprados, se les manipulaba el cuentakilómetros en talleres clandestinos, restando cientos de miles de kilómetros, para, posteriormente y con carácter previo a su venta, realizarles una inspección técnica en talleres autorizados. Tras estas operaciones, eran puestos a la venta en Internet a precios atractivos para lograr su rápida venta. Toda la operación se desarrollaba en el transcurso de pocos días. / El Periódico de Aragón