El taxi en Las Palmas lleva décadas sufriendo el intrusismo, los incumplimientos de la ley y las diversas irregularidades que se van a detallar

Para obtener una licencia de taxi, el primer requisito es ser autónomo, persona física, no jurídica, ya que no se conceden licencias a empresas.

Y,  ¿quién puede trabajar el taxi? El titular de la licencia, los asalariados que el titular contrate e, incluso, autónomos colaboradores (familiares directos que no trabajen por cuenta ajena). Por supuesto, siempre que cumplan los requisitos que marca la ordenanza municipal.

¿Qué sucede cuando un titular se jubila? Si la jubilación es activa (jubilación parcial), puede seguir manteniendo la licencia, puede tener autónomos colaboradores y asalariados, pueden cederles las licencias a los floteros para que exploten los derechos laborales de los asalariados taxistas.

Pero si la jubilación es total, y recuerden que hablamos de personas físicas, no jurídicas, al perder su condición de autónomo no puede contratar asalariados ni tener autónomos colaboradores (porque son colaboradores de un trabajador autónomo) y la única vía legal que le queda es el traspaso de la licencia.

Y esto no se está cumpliendo. No se realizan las inspecciones oportunas por parte del ayuntamiento, por lo que se ha venido permitiendo que los jubilados cedan, sin perder la titularidad, su licencia a personas que la administran a cambio de un beneficio para el titular (los denominados floteros y algunos muchos propietarios, todos ellos explotadores de los derechos laborales de los asalariados del taxi). Se ha venido permitiendo que los familiares del jubilado trabajen el taxi como autónomos colaboradores cuando la realidad es que, al perder la condición de autónomo, ya no puede tener colaboradores.

Son muchas las actuaciones que se han llevado a cabo por los diferentes gobiernos que ha tenido esta ciudad pero, bajo mi humilde opinión, creo que no se ha atacado el problema desde la base. Y esa base debe ser el cumplimiento de la ley, que conlleva la regularización de la titularidad de las licencias concedidas, y que se articulen los mecanismos necesarios para que los traspasos que pudieran haber de licencias se realicen de la mejor manera posible, para que esos traspasos impliquen incrementar el parque de taxis adaptados y beneficiar a los asalariados, pudiendo estabilizar su situación laboral.

Nuestra ciudad está cambiando, tiende a la peatonalización de calles, fomenta  el uso de la bicicleta y apuesta por otros medios de transporte, como es la Metroguagua. Todos estos cambios también pueden afectar al sector del taxi, y como servicio público que es, debemos tenerlo en consideración, ya que beneficia a muchos ciudadanos de nuestro municipio, especialmente a aquellos que, por rapidez o por distintos tipos de discapacidades, necesitan un traslado puerta a puerta.

Haber si se cumple la ley ya de una vez por todas y se acaba con los floteros administradores, y viudas y jubilados y quien no sea autónomo del taxi que venda la parada al asalariado a un precio razonado y convenido por el Ayuntamiento y si no lo hace “se le retire por el ayuntamiento, que es una conseción que fue dada en su momento por antiguedad a los asalariados por el Ayuntamiento de Las Palmas de G.C. y ustedes han hecho lo que le han dado la gana hasta ahora”, basta ya de explotacion al asalariado, ¿es un delito, pregunto? seguir algunos muchos propietarios que explotan a los asalariados pidiendo de liquidación lo mismo que los floteros.  “Y a los floteros explotadores sobre todo investigación” ya de sus propiedades y ¿del dinero negrooo?. Todo lo que han adquirido durante años… propiedades, casas en el campo, apartamentos en el sur, licencias de taxis, etc.etc.