20 de junio 2016

“nuTonomy”, el primer taxi sin conductor perteneciente a una filial del Instituto Tecnológico de Massachusetts, que intenta competir con el vehículo autónomo Google Tesla. La empresa tuvo que someterse a una época de prueba que pasó de forma satisfactoria en el mes de abril y, desde entonces, se daba un plazo máximo de ocho meses para que pudiera circular por las calles. Lo que diferencia a “nuTonomy” del resto de sus competidores es el software del que dispone, que contiene una serie de reglas de importancia que el vehículo tiene asimiladas de manera jerárquica. Según informa El País, el taxi autónomo, gracias a este sistema incorporado, sabe cuándo tiene que romper una regla para cumplir otra de mayor relevancia. De esta forma, este vehículo se detiene en las intersecciones, en los semáforos, en las señales pintadas en la vía y esquiva vehículo y peatones con total normalidad. Las dos principales normas de nuTonomy son: mantener la velocidad y mantenerse en línea con respecto a otros vehículos. En cualquier caso, la empresa no ha explicado muchos más detalles sobre el funcionamiento de este servicio de taxi sin conductor, por lo que habrá que esperar un tiempo para analizar si se trata de una alternativa verdaderamente posible en el futuro.