11 junio, 2016

Algo más de la mitad de la jornada laboral del taxista es improductiva. Por eso, es necesario que se prolongue más allá de las ocho horas para poder cubrir los gastos. Este es uno de los argumentos principales que los asalariados del taxi emplearán en la reunión del próximo jueves con la Inspección de Trabajo para lograr una «moratoria» en el control de las horas.

Con la verdad por delante. La asamblea de la Asociación de Asalariados Unidos del Taxi acordó en la noche del jueves, en una reunión que tuvo lugar en CANARIAS7, presentar a la Inspección de Trabajo los tiques de los taxímetros correspondientes al periodo de lunes a miércoles para demostrarle que el sector del taxi necesita prolongar la jornada laboral para poder cubrir costes. Así, un grupo llevará el registro de ingresos con una jornada de doce horas y otro, con una duración de ocho horas. «Se podrá comparar», explicó en la noche del jueves el presidente de los asalariados, Cristo García, «y se verá que no llegamos ni a la nómina».
El objetivo de la medida es demostrar que la aplicación estricta de controles anunciada por la Seguridad Social para garantizar que la jornada laboral no se extiende más allá de lo que marca la norma supondrá la «defunción» de la masa de asalariados del taxi en la capital grancanaria, que en estos momentos está formada por unas ochocientas personas.

Los taxistas, por su experiencia, aseguran que más de la mitad de su jornada resulta improductiva:o circulan por la ciudad en busca de clientes o esperan por ellos en las paradas. «De ocho horas, entre tres y media y cuatro son las que producen», explicaba el jueves por la noche Cristo García, quien espera que la Seguridad Social pueda entender  esta peculiaridad del taxi y fijar una especie de «moratoria o amnistía» en la orden que fija las inspecciones «en materia de tiempo de trabajo y de horas extraordinarias».

Los datos aportados por la asociación de asalariados coinciden con los registros de taxímetros a los que tuvo acceso este periódico en enero. En aquella ocasión, el análisis de los tiques reflejaban que de los 170 kilómetros que hace al día un taxi en la capital grancanaria, un promedio de 93 kilómetros se cubrían en vacío, buscando clientes.

La Asociación de Trabajadores Autónomos del Taxi también se ha quejado de que solo el 30% de los trayectos de un taxi reportan ingresos.