Dentro de la estrategia empresarial conocida como Ford Smart Mobility, la marca de Sillicon Valley ha anunciado sus planes de futuro con los que buscan convertirse en la marca de referencia en el sector de los coches autónomo (coche sin conductor). Esta estrategia contempla el lanzamiento de un coche totalmente autónomo para el año 2021 que permita un uso compartido. Así será la experiencia de la conducción cuando el coche autónomo esté implantado (parecen estar más cerca de lo que pensamos), dentro de la tendencia de car­sharing (alquiler de vehiculos) que también contempla Ford dentro de sus planes futuros. El coche que tiene previsto lanzar la marca será un nivel SAE 4, y no tendrá volantes ni pedales. Este vehículo está previsto que se produzca a gran escala, para lo que desde Ford han duplicado el equipo humano y han incrementado en más del doble sus instalaciones. Además, para tener un mejor recibimiento en el mercado, están colaborando y llevando a cabo inversiones con hasta cuatro startups especializadas en este tipo de automóviles. Mark Fields, presidente de Ford, aseguró que “la próxima década estará marcada por la automatización del coche y veremos cómo los vehículos autónomos tendrán un gran impacto en la sociedad”.