diarioPe…tras la pista de un taxi driver

Muchas son las sorpresas e imprevistos que te pasaran en el taxi. Desde las personas que entran comiendo al taxi, son estas personas que les gusta que le llamen la atención…no se puede comer, es un servicio público y lo utilizan más personas, no entiendo cómo se empeñan en entrar comiendo a un taxi y encima con su hijo pequeño que manchan todo y cuando se bajan no son capaces de limpiar toda la mierda que dejan. A veces hay que ser duros con esta clase de clientes, se les llama la atención y encima les parece mal, ya van con muy mal humor durante el recorrido, porque no se ponen en lugar del profesional. Igual pasa con el que tiene prisa, le quiere meter la presión al taxista, y yo digo que no, que si tiene prisa es su problema. También el que te va a pagar con un billete mayor de 20 euros, y se empeña en decirte que tienes que tener cambio, estos clientes hay que darles caña y explicarles que el taxi no es un banco…o los clientes que te llegan con 20 euros y que tenemos que tener cambio obligatorio porque lo dice el reglamento, sí pero hay veces  te entran dos o tres clientes seguidos con 20 euros y te dejan sin cambio, no lo entienden algunos. También los hay que no pagan, que suele ser más a menudo de lo que la gente cree, también los de los atracos menos mal que muy poquísimas veces te pasara durante tu vida laboral en el taxi. Los hay que tienen problemas y te llegan a contar muchas batallas, y se creen que tú tienes que escucharlos,  señores esto es un taxi y para resolver los problemas están los profesionales del coco. También hay taxistas que son ellos los que les cuentan los problemas a los clientes…el cliente  solo quiere que lo lleves a su lugar de destino, no tiene porque escuchar tus problemas. A veces es muy agradable escucharse mutuamente tanto el taxista como el cliente, pero hay veces que ni lo uno ni lo otro, el silencio a veces  viene bien, etc etc…