La atención al volante se reduce un 10%, a veces un 20% y hasta un 30% con las altas temperaturas

Con la ola de calor en la que todavía nos encontramos, los conductores deben tener en cuenta, sobre todo en la operación retorno que se avecina, que éste puede provocar una pérdida de atención durante la conducción y un posible accidente de tráfico. La Fundación CEA informa en nota de prensa que el calor influye considerablemente en el estado psicofísico del conductor, ya que provoca fatiga y disminuye la atención al volante cerca de un 10%. Además, la asimilación de la información y la agudeza visual también se ven mermados con las altas temperaturas. Los errores en la conducción se pueden incrementar hasta un 20% si la temperatura del interior del vehículo alcanza los 30ºC. Además, el tiempo de reacción del conductor también aumenta con estas temperaturas en torno al 22%. Estos efectos son comparables a los de conducir con 0,29 gr/l de alcohol en sangre, según una serie de estudios llevados a cabo en Alemania. Desde CEA aportan una serie de consejos para conducir con altas temperaturas. Entre las advertencias destacan: bajar las ventanillas del coche para igualar la temperatura del interior a la del exterior antes de iniciar el viaje, regular el aire acondicionado hasta una temperatura máxima de 24ºC, utilizar las horas de menor radiación solar y utilizar ropa cómoda y holgada además de un calzado que sujete el pie de manera adecuada.