DiarioPe – Tras la pista de un taxista

Trabajaba en el turno de noche, eran más o menos las 2 y media. Soy de los que no suelo parar en ninguna parada, siempre dando vueltas y más vueltas hasta que me paran. En este día en concreto de dar varias vueltas a toda la ciudad… me levanta la mano un cliente para que parara: era un chico de unos 35 años vestía con bermudas, era verano.

El cliente me dice, acércate aquí a esta casa, tengo que recoger unos paquetes y espere unos minutos a que regrese… y me sale después de estar esperando por lo menos 15 minutos con 3 cajas grandes, dos puse en el portabultos y la otra en la parte de delante, mientras el cliente se subía detrás. Me dice vamos para el barrio de Pedro Hidalgo, yo le digo, pues vamos rumbo para allá y una vez llego, se baja a la altura de un bar y me dice sobre la marcha que esperara unos minutos.

Alcabo de por lo menos 10 minutos viene y saca las dos cajas del portabultos, y la de delante me dice que me quede con ella, yo un poco sorprendido, le digo que no quiero la caja, que me debe pagar el servicio, que era sobre 15 euros, entonces me repite que no tiene dinero, y que me quede con el paquete. Pues después de estar pensándolo varios minutos me quedé con la caja, y le dije que cuando tenga dinero le devuelvo la caja, le di mi número de teléfono para me llamara los días siguientes.

No sé si estuvo bien lo que hice, de recoger la caja como garantía de que me iba a pagar los próximos días por el servicio realizado. Estuve cerca de un mes esperando haber si me llamaba para darle la caja y así pagarme la carrera. Con la caja en mi casa estuve cerca de un mes y ya pensé que no me pagaría, hasta que me decidí abrirla, y vi que era un Telmo eléctrico… ¿lo puse en mi casa?, ¿que quería que hiciera con el telmo?, jajajajaja. ¡Ustedes que hubieran hecho!.