Xavi Blasco, un taxista de Tossa de Mar que aún compite a nivel internacional al squash

Quiero animar a los taxistas a que se cuiden, sobre todo por las características de nuestro trabajo. Con una horita al día para que, cada uno a su nivel, aproveche para ir a andar, o con la bicicleta, o nadar, sería suficiente.

Centrándonos un poco en tu figura, ¿cómo lo hace para, después de una jornada en el taxi, tener ganas de llevar a cabo sus entrenamientos?.­ La verdad que es difícil, pero es cierto que me lo combino un poco a mi manera. Lo primordial es que te tienes que marcar un horario. El taxi el problema que tiene es que la gente hace muchas horas, pero también te da esa libertad de decir, ahora me voy a entrenar, ahora vuelvo, etc. En mi caso lo cierto es que no facturo tanto con el taxi como facturan mis compañeros porque tengo que hacer menos horas, pero me permite la libertad de poder ir a entrenar cuando, por ejemplo, alguna mañana me toca hacer un entrenamiento físico y ese tipo de cosas. El taxi, si no tienes la necesidad de hacer muchas horas, te permite poder combinar el entrenamiento con el trabajo. Si un día tengo que trabajar 15 horas porque tengo descanso de entreno las hago sin ningún problema, pero si un día tengo que trabajar algo menos, pues tampoco pasa nada. Llevar una vida sana y deportiva es lo aconsejable. Después de pasar tantas horas durante un día en el taxi, ¿no afecta a la hora de activar muscularmente el cuerpo? Al principio cuesta un poco, pero en mi caso cuando no estoy conduciendo me lo intento tomar como horas de descanso. Intento estirar las piernas al echar el asiento para atrás, por ejemplo. Lo que pasa que el día que estas 10 horas y tienes que ir a entrenar al terminar con el taxi, pues activar el cuerpo y cambiar el chip cuesta un poco. / Girona .Gerona Fecha de publicación: 21/09/2016