diarioPe…tras la pista de un taxi driver

Día de poco trabajo, eran sobre las 2 de la tarde, ya me queda poco para terminar la jornada, sobre una hora. Estoy dando vueltas por la zona de Tomas Morales hasta Juan XXIII… llevo ya dos vueltas y no me para nadie, ya entro otra vez calle Bravo Murillo  para seguir nuevamente a la calle Tomas Morales, y a la altura del Obelisco veo a distancia a una señora que para a un taxi que va delante de mí a unos 50 metros:  la cliente le dice algo antes de subir e inmediatamente el taxi sigue la marcha, yo casi llegando a la altura de la señora, me manda a parar… me dice que si sabía donde era el tanatorio que está en la ciudad de Telde, le digo que sí, que no se preocupe, que por allí ya preguntaremos. Era una clienta de muy buen carácter, así que no  tardamos mucho en ponernos de acuerdo. Ya por el camino me comenta que el taxi que había parado anteriormente, le dijo que no sabía donde era y siguió de largo, (interiormente me digo a mi mismo que hay cada taxista que no se entera de nada, me refiero que un viaje cuando es fuera de la ciudad hay que decir que sí, ya por el camino se va preguntando, a la emisora, o a cualquier taxi al llegar a la ciudad de Telde). Es que una carrera así no puede desaprovecharse, son por lo menos 20 euros que lo puedes hacer en menos de media hora, y aquí en la capital ni en dos horas te haces este dinero, pero claro también pienso que es mejor que haya taxistas así, más trabajo habrá, jajajaja. Ya llegando a Telde, fue súper fácil llegar al tanatorio, una vez terminado el servicio la señora me paga los 20 euros más dos euros de propina. Bueno que terminé la jornada un poco mejor a como me esperaba, este día había sido súper malo de trabajo, y gracias a taxistas como aquel, a veces puede uno escapar mucho mejor.