dirioPe…tras la pista de un taxi driver

Circulando tempranito son las siete de la mañana, todavía no ha amanecido del todo, voy por el puerto Santa Catalina: a veces se cogen buenos pasajes por esta zona, sobre todo a trabajadores portuarios y marineros, no hay servicios de guaguas o si los hay son muy pocos. A la altura de la estación de pasajes de cruceros, me levanta la mano una señorita de unos veinte años, va muy mal arreglada y esto ya me llama mucho la atención, ya me pongo el GPS interior y analizo la situación en segundos, (“analizo interiormente”), una chica tan temprano por esta zona y súper mal arreglada, no lleva bolso, algo desinquieta…pero de pronto al lado de la señorita hay un chico como de la misma edad escondido entre varios containas de basura, te tienes que fijar bien para poder verlo, y hago en este momento como una parada y al mismo tiempo salgo a toda velocidad, no le dá tiempo a la chica ni de poner la mano en la puerta para abrirla. A esto le llamo yo cebo, la chica te para el taxi, tú crees que va sola y al lado de ella escondido hay una persona, ¿que tramarán?, imaginen ustedes, van a atracarme o a no pagar el servicio, etc. Hay que estar muy muy atentos en estas situaciones que se dan pocas veces pero se dan. Resumiendo te tienes que entrenar para trabajar en el taxi…te librarás de muchos sustos, esto no es tan bonito como creen mucha gente y algunos taxistas. A veces veo muchos compañeros taxistas que trabajan y van muy despistados, unos leen, otros miran el móvil, y todo esto mientras están en una parada de taxis y encima están solos. El taxi como dije en mi presentación una de las cosas que tiene que tener el profesional muy presente, es ir muy atento a todo lo que pasa a su alrededor, tanto en la carretera, como en la gente que son los que nos paran en cualquier momento…y tienes que tomar una decisión muchas veces en milésimas de segundos. Una de las cosas que menos me gusta e imagino a la mayoría de los taxistas, es no parar a cualquier persona que te levante la mano. Así y todo son muchas las veces que pasamos por situaciones incontroladas, te paran, te entran en el taxi y te las tienes que ingeniar para sacar a este cliente o clientes del taxi… ya sea porque no te gusta su forma de comportarse, por su limpieza que va muy sucio y mal olor, porque va embriagado, porque se empeñan a que le lleve por un camino que apenas  se puede circular un taxi, o por un sinfín de situaciones que pueden pasar. Un taxista prevenido puede siempre evitar situaciones que pueden ser muy desagradables y muy peligrosas para su persona.