Uber acusa al sector del taxi en España de tecnofobia

“España se está ganando a pulso la fama de país tecnófobo”. Son palabras de Yuri Fernández, director de comunicación de Uber para la península ibérica, quién ha denunciado las dificultades en las que se encuentra la compañía californiana para operar en nuestro país y ha reclamado una liberalización total del taxi y de las VTC. En un evento bautizado como Sharing Madrid, Reinventando las Ciudades, el representante de Uber, junto con otros miembros de las llamadas nuevas empresas de economía colaborativa, ha participado en unas jornadas para hablar de tecnología, innovación y legislación en España.

Para Yuri Fernández, la fobia de España a las nuevas tecnologías hace que “la brecha digital cada día se haga más grande” y que “vayamos al rebufo de muchos de los avances tecnológicos que tenemos”. El director de Uber explicó a Libre Mercado que “la ley de transporte en España es tremendamente restrictiva”, y por eso no actúan en todas las ciudades que a ellos les gustaría. El responsable de comunicación de Uber también criticó los argumentos de los taxistas y acusó al sector de ser “un monopolio que nos cuesta mucho dinero”.

El monopolio se basa en que no quieren que se investigue la forma de como han comprado y vendido sus licencias, por qué se paga tanto dinero por comprar una licencia (cuando en su momento fue dada gratuitamente por papa estado),  los módulos a la hora de declarar, las constantes subidas de tarifas y suplementos en prejuicio de los usuarios, a los  arrendamientos de licencias a los famosos floteros en prejuicio de los derechos laborales de los taxistas asalariados que algunos rozan la esclavitud, a seguir comprando licencia a tuti pley, a que no le hagan competencia, a no querer frenar la especulación de licencias, a no querer nunca regular el sector en beneficio de los usuarios, a no respetar los derechos laborales de los taxistas asalariados, a cada vez que se les hace un poquito de competencia a hacer huelgas salvajes y violentas, y así sin parar a una serie de puntos que no quieren que se les acabe el chollo.

Fernández aseguró no entender que una serie de personas ­en alusión a los taxistas­ “mantengan unos privilegios de hace 30 años”. Por último, con respecto a si se debería compensar a los taxistas en caso de una liberalización del sector, Fernández ha indicado que “habría que mirar caso por caso porque, según el estudio de Afi, un propietario de una licencia de taxi recibe 20.000 euros anuales de renta monopolística por lo que amortiza su licencia en pocos años, dependiendo del plazo al que la haya pagado”. El estudio al que hace referencia el responsable de la empresa americana es el que llevó a cabo la consultora Analistas Financieros Internacionales en el que se consideraba “obsoleta” la regulación del taxi.