Entre abril y junio, Uber creció un 145% mientras que Lyft avanzó un 176%, acortando distancias. El boom de la “economía colaborativa” en los dos últimos años ha sido tan significativo que algunas industrias como la del transporte han experimentado un vuelco sin precedentes hasta la fecha. En dicho sector, la entrada de nuevos competidores como Uber o Lyft ha desplazado al taxi a cuotas de mercado impensables en 2014. Así se desprende de los datos de la plataforma Certify, que mide la evolución de las contrataciones de servicios de transporte para directivos. En la categoría de desplazamientos en automóvil, los números de Certify para el segundo trimestre de 2016 son rotundos: aplicaciones como Uber o Lyft son ya el 49% del tráfico total. Hace apenas dos años, el taxi ocupaba una posición muy similar. Así, en el segundo trimestre de 2014, Certify otorgaba al taxi una cuota de mercado del 51% que, entre abril y junio de 2016, había caído de manera espectacular hasta situarse en un 14%. La muestra empleada para el cálculo cubre 10 millones de recibos de gastos en transporte aprobados a lo largo del último trimestre en suelo estadounidense. Aunque Uber se ha convertido en el líder de este nuevo mercado, la competencia con Lyft no es pequeña. De hecho, entre abril y junio, Uber creció un 145% mientras que Lyft avanzó un 176%, acortando distancias. Más barato y más cómodo. El coste medio de los desplazamientos imputados a Uber en el segundo trimestre del año alcanzó los 25 dólares por trayecto. Esta cifra supone un abaratamiento interanual del 16%, lo que confirma la capacidad de Uber para seguir ahorrando costes. Pero Lyft no se queda atrás: su coste medio por desplazamiento es más barato (21 dólares por trayecto) y su evolución interanual también apunta a una caída de los precios (en este caso, del 8%). Mientras tanto, los taxis se mueven en un precio medio de 39 dólares, con un fuerte aumento del 15% frente a los números publicados por Certify hace ahora un año. “Nuestros datos muestran la transformación en tiempo real del transporte. Las compañías han adoptado con entusiasmo los nuevos servicios que ofrecen Uber y Lyft”, declara Robert Neveu, consejero de Certify, a la revista Fortune. Según Neveu, “el mercado continúa creciendo a un ritmo increíble, y la competencia es cada vez más aguda y más sofisticada. Creo que lo que estamos viendo es un resurgimiento de las fuerzas del mercado, que vienen a sacudir a industrias que se han quedado obsoletas. Y esa sacudida necesariamente pasa por mejorar el servicio reduciendo los precios”. España sigue cerrada al cambio La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha advertido en varias ocasiones del impacto negativo que tiene limitar la entrada de estas nuevas empresas. De hecho, la pérdida de riqueza para los consumidores se estima en 324 millones de euros. Por su parte, Uber se ha apoyado en datos de la CNMC para afirmar que abrir las puertas a su desarrollo en España podría contribuir a generar 30.000 puestos de trabajo. Además, los informes que ha publicado el think tank Civismo apuntan que levantar las barreras a la competencia que soportan compañías como Uber y firmas de otros ámbitos de actividad como Airbnb puede enriquecer al español medio en 1.000 euros./ Miguel, 2 septiembre 2016, publicado por Destacado Internacional, 2 septiembre 2016