Publicado en: Avances Técnicos, Destacado

Para descongestionar las atestadas calles de París, dos emprendedores construyen un transbordador fluvial con forma de huevo que, básicamente, volará sobre el Sena y que en una variante futura será conducido por un robot y permitirá hacer la reserva por Smartphone. La compañía pretende construir vehículos a batería con forma de burbuja que floten algunos centímetros sobre el agua y transporten hasta cinco personas simultáneamente. Los fundadores pretenden iniciar las operaciones en el verano boreal del próximo año. “En muchas ciudades hay carreteras saturadas y vías navegables vacías. Existe una oportunidad evidente”, dijo el cofundador Alain Thebault en una entrevista. “Queremos construir taxis acuáticos”. Cada vehículo transportará a cinco personas, incluido un piloto, pero la meta es prescindir de conductor y hacer que el sistema funcione de manera totalmente autónoma en unos pocos años, cuando la regulación lo permita, dijo Thebault. Actualmente, las normativas de navegación en el Sena no permiten la operación de embarcaciones sin un capitán. Fabricantes de autos, distribuidores de baterías y empresas de ingeniería de software han manifestado interés en ayudar a desarrollar mejoras y producción de escala, dijo, sin citar nombres. Las burbujas se trasladarán y flotarán sobre las aguas gracias a un fenómeno físico similar al que impulsa al Hydroptère, el velero que estableció un récord en el aire.