Por Miguel 5 julio, 2016Publicado en: Denuncias, Destacado, Infotaxi.net

Visita a la sede policial

Fue al día siguiente cuando este taxista de la capital de la Isla asegura que se dirigió a la Policía Local. “Viendo la negativa a ayudarme en un accidente que nos dejaba bloqueada la economía familiar, al tratarse de un taxi, presté mi dni nuevamente para fotocopiarlo y esperé en la sala de espera habilitada”, ha dicho. El afectado narra cómo en ese momento, y viendo la sala monitorizada de la Policía Local, preguntó si las cámaras de la Policía habían logrado captar la imagen del accidente. “Este agente sacaba la fotocopia de mi dni pero no fue capaz de confirmarme si el Ayuntamiento dispone de un sistema de grabación que garantice los derechos de los conductores en Arrecife. En ese momento vi que había una televisión de 47 pulgadas valorada posiblemente en más de 500 euros, para ver Telecinco, algo que rectifiqué en mi declaración porque en realidad estaban viendo Cuatro”, ha precisado el denunciante. “Con lo que vale ese elemento de ocio en un puesto público para distraerse, los ciudadanos deberían saber que con ese dinero se podía financiar un sistema de grabación y tendríamos los ciudadanos nuestros derechos garantizados. Consideré que se me estaba faltando el respeto, y que en lugar de aprovechar la utilidad de la pantalla estuvieran viendo un canal privado de televisión”.

La televisión y las cámaras de la Policía en Arrecife.

Tras reprocharle que estuviera viendo un canal de televisión privado justo en la sala de monitores de tráfico, el policía, según ha denunciado, comenzó a agredirle. “En ese momento”, ha proseguido Bolaños, “me empezó a zarandear pidiéndome que abandonara el local, y yo solo le pedí que me soltara y le expliqué que estaba lesionado. Ni le insulté ni levanté la voz, solamente le dije que por favor no me agrediera y le recordé que mi DNI seguía estando en posesión suya, dentro de la fotocopiadora”, sostiene el taxista. “Me sentí totalmente indefenso por quienes en teoría deben defendernos”, ha afirmado. “Yo no puedo agredir a nadie por la calle ni a nadie que entre a robar en mi casa, pero ante una persona indefensa que se presenta para manifestar mi descontento por la situación, fui agredido y zarandeado”. Ha lamentado. Bolaños ha relatado que ya sufría de una lesión de hernia discal, que ahora se ha visto agravada con un proceso inflamatorio por el accidente y por la agresión que ha denunciado por parte del agente policial en cuestión. Este taxista ha interpuesto la pertinente denuncia ante la Policía Nacional y asegura que aparte de paralizarle el negocio familiar por los desperfectos causados en el vehículo en el accidente, la agresión le ha agravado una lesión de hernia discal que ya venía arrastrando