diarioPe…tras la pista de un taxi driver

Me dolía la muela, había  mucho calor y yo trabajando en el taxi. Que mal se pasa, me decía a mí mismo, ¡que hago aquí en el taxi! ya me voy. Después de haber dado varias vueltas por la zona de el Corte Inglés, ya pensaba irme, voy ya camino de mi casa para luego ir al médico de urgencias y que me saque la muela como sea: ¡cuando de pronto! mientras estaba parado en un semáforo en rojo, se me sube un cliente a toda prisa, iba todo  trajeado, con olor a colonia de las de antes, quería ir al otro extremo de la ciudad, son unos quince minutos de camino, le comenté que ya me iba a mi casa, que no estaba de servicio, me dice que tiene prisa y que hiciera el favor de llevarlo, son unos quince minutos de camino, me convenció y como me cogía de paso pues le dije que sí, durante el recorrido habla del día tan bueno que hace, todo el cielo azul, despejado y con sol, no le sigo apenas la conversación, no tenía ningún humor…solo quería arrancarme la muela si o si.

Me vé que me quejo mucho del dolor, y me pregunta que me pasa…le digo que me duele la boca, y me dice que por qué no voy ya al médico: le comento que ya me iba a ir cuando usted me paró, según le deje me voy…no trabajo más, es mi último servicio por hoy.

Inmediatamente me dice que es médico dentista, le digo que ¡casualidad! y encima tiene la consulta por donde lo voy a dejar. Se ofrece a sacarme la muela ahora mismo, a cambio del precio de la carrera, y se ríe jajajajaja, yo también me rio, pensé que me lo decía de bromas, yo le dije de todas maneras que de acuerdo, como si le tengo que pagar lo que sea, me dice nuevamente que no es broma y que me saca la muela ahora mismo según llegue a su consulta.

Pues saben, no me lo pensé dos veces: cada vez tenía más dolor, lo estaba pasando muy mal, según lo dejé, aparqué el taxi y fui directo a su consulta…no tuve ni que esperar, le dijo a sus pacientes que era muy urgente: entré rápidamente, me pone una inyección y me saca la muela…no tardó ni un minuto, por este instante hubiera pagado lo que fuese. Llegué al taxi  como nuevo, contento  y muy aliviado. Me fuí para mi casa súper bien y sin dolor. Este día fue una coincidencia llevar de cliente a un dentista y encima muy enrollado,  porque lo estaba pasando muy mal.